Cuando la conectividad 5G ofrezca latencias por debajo de los 10 milisegundos, las redes de distribución eléctrica podrá detectar y aislar un error en menos de 100 milisegundos, además de balancear en tiempo real la demanda y oferta de fuentes renovables.