La baja en los costos de la energía solar y eólica, sumado al incremento en el consumo de electricidad, ha hecho que varios países pongan su atención en las fuentes renovables para cumplir sus objetivos de sustentabilidad. En 2017 se invirtieron más de US$ 300 mil millones en fuentes limpias y estos son algunos de los desarrollos más importantes para este año.