Todavía se construyen centrales nucleares. Pero la energía nuclear ya perdió la lucha por la energía más beneficiosa para el medio ambiente. Es más cara que el viento y el sol, y arruina a las empresas.