El uso de este tipo de energías renovables es cada vez más habitual en el mundo gracias a una mayor concientización ambiental y al perfeccionamiento técnico de sus equipos que permiten una reducción en los costos.

  • Descentralización en los centros de energía.
  • Es limpia y respetuosa con el medio ambiente.

  • Es una fuente de energía inagotable y contribuye al desarrollo sostenible.

  • Ahorro en las facturas de gas, electricidad y agua.

  • Proporciona mayor seguridad en la red frente al riesgo de sobrecargas o incendios en centros de transformación.

  • Posibilidad de proveer de electricidad a las zonas remotas donde el costo de instalación de distribución eléctrica es elevada.

  • Recupero de la inversión en el mediano plazo o largo plazo.