Una casa ecológica no solo es estética y está en armonía con el entorno y la naturaleza que la rodea sino que además es autosustentable. La idea es que estas casas funcionen de forma independientes, cuestión que no solamente ayuda al bolsillo de los residentes sino que también al planeta.